Somos Cristianos y somos obispos

 

Comienza el sermón de san Agustín, obispo, sobre los pastores
(Sermón 46, 1-2: CCL 41, 529-530)
 
 
No acabáis de aprender ahora precisamente que toda nuestra esperanza radica en Cristo y que él es toda nuestra verdadera y saludable gloria, pues pertenecéis a la grey de aquel que dirige y apacienta a Israel.
 
Pero, ya que hay pastores a quienes les gusta que les llamen pastores, pero que no quieren cumplir con su oficio, tratemos de examinar lo que se les dice por medio del profeta. Vosotros escuchad con atención, y nosotros escuchemos con temor.
 
Me vino esta palabra del Señor: “Hijo de Adán, profetiza contra los pastores de Israel, profetiza diciéndoles.”
 
Acabamos de escuchar esta lectura; ahora podemos comentarla con vosotros.
 
El Señor nos ayudará a decir cosas que sean verdaderas, en vez de decir cosas que sólo sean nuestras.
 
Pues, si sólo dijésemos las nuestras, seríamos pastores que nos estaríamos apacentando a nosotros mismos, y no a las ovejas; en cambio, si lo que decimos es suyo, él es quien os apacienta, sea por medio de quien sea.
 
Esto dice el Señor: “¡Ay de los pastores de Israel que se apacientan a si mismos! ¿No son las ovejas lo que tienen que apacentar los pastores?
 
Es decir, que no tienen que apacentarse a sí mismos, sino a las ovejas.
 
Ésta es la primera acusación dirigida contra estos pastores, la de que se apacientan a sí mismos en vez de apacentar a las ovejas.
 
¿Y quiénes son ésos que se apacientan a sí mismos?
 
Los mismos de los que dice el Apóstol: Todos sin excepción buscan su interés, no el de Jesucristo.
 
Por nuestra parte, nosotros que nos encontramos en este ministerio, del que tendremos que rendir una peligrosa cuenta, y en el que nos puso el Señor según su dignación y no según nuestros méritos, hemos de distinguir claramente dos cosas completamente distintas: la primera que somos cristianos, y, la segunda, que somos obispos.
 
Lo de ser cristianos es por nuestro propio bien; lo de ser obispos, por el vuestro.
 
En el hecho de ser cristianos, se ha de mirar a nuestra utilidad; en el hecho de ser obispos, la vuestra únicamente. 
 
Son muchos los cristianos que no son obispos y llegan a Dios quizás por un camino más fácil y moviéndose con tanta mayor agilidad, cuanto que llevan a la espalda un peso menor.
 
Nosotros, en cambio, además de ser cristianos, por lo que habremos de rendir a Dios cuentas de nuestra vida, somos también obispos, por lo que habremos de dar cuenta a Dios del cumplimiento de nuestro ministerio.